Lista de artículos con la etiqueta ‘tos’

Mi hijo vomita las flemas: ¿puede ser por la nebulización?

Publicado el 26 de Enero del 2016 en Consultas

Pregunta:

Mi hija tuvo hace 15 días bronquitis, se le nebulizó por 7 días y tomó medicamentos contra la tos. Dos días después comenzó a vomitar las flemas, pero han pasado ya 10 días y sigue con los mismos vómitos que se muestran cada 2 días. ¿Esto es reacción secundaria de la nebulización? Quisiera que me respondieran, gracias.

Respuesta:

En las bronquitis se produce una inflamación de la mucosa del bronquio, un aumento de la mucosidad en su interior y una contracción de la musculatura que lo rodea (broncoespasmo). El tratamiento para la bronquitis persigue disminuir, en primer lugar, el broncoespasmo, para lograr que el aire entre mejor en los pulmones, y en segundo lugar, la inflamación de la mucosa. La mucosidad o flema la va eliminando el niño progresivamente con la tos, y lo hará con más facilidad a medida que va mejorando y el diámetro del bronquio sea mayor.

En las bronquitis, igual que en las crisis de asma, se recomienda el tratamiento inhalado, ya que el efecto del fármaco es mayor, con menos dosis y menos efectos secundarios, y se produce más rápidamente al incidir directamente en el lugar donde debe realizar su acción. Normalmente, pues, se indica el tratamiento con inhaladores con cámara espaciadora. Los nebulizadores son dispositivos en los que el fármaco se disuelve en suero fisiológico y se aplica con oxígeno, y solo se reservan para los Servicios de Urgencia en niños pequeños que no toleran la cámara o en crisis graves. No sabemos si a su hija le han administrado una cosa o la otra, pero en todo caso, los vómitos no son un efecto secundario de ninguno de ellos.

La explicación que nos parece más razonable, pero no deja de ser una especulación porque no conocemos bien el caso y no hemos explorado a la niña, es que al haber mejorado su bronquitis, los bronquios están más dilatados y la mucosidad aumentada le provoca la tos para expulsarla y los niños, al no saber expectorar bien, acaban vomitando. Pero, como le decimos, es solo una hipótesis que formulamos porque ni contamos con la información suficiente para emitir un diagnóstico ni nuestro consultorio está pensado para ello.

Por todo ello, y teniendo en cuenta que tal vez sea mucho tiempo el que lleva vomitando, nuestro consejo es que la lleve a su pediatra para que pueda comentarle el tema. Él es el especialista más aconsejado para decidir el camino a seguir, una vez tenga todos los datos de la historia clínica y la exploración.

¿Se puede dar la medicación inhalada a un niño mientras duerme?

Publicado el 27 de Diciembre del 2015 en Consultas

Pregunta:

¿Se le puede administrar salbutamol inhalador a un niño de 2 años dormido?

Respuesta:

Cuando un niño tiene una crisis de asma o una bronquitis con pitos, se administra salbutamol inhalado con una frecuencia acorde con la gravedad. A veces, precisa una mayor frecuencia de cara a la tarde-noche, ya que es entonces cuando aumenta la humedad ambiental y también porque es característico que el asma empeore hacia la noche. Lo habitual es que el pediatra paute 2 pufs cada 4 horas, y que, según va mejorando el niño, las dosis se vayan espaciando.

Cuando el niño logra descansar por la noche, es momento de ir aumentando la distancia entre las dosis. Así, si el niño duerme tranquilo y no tose, es muy probable que no necesite la dosis correspondiente, por lo que podemos alargar el intervalo entre dosis y esperar a si se despierta por la tos.

No obstante, no es malo darle la medicación mientras esté dormido, pero puede no ser necesario.

El descanso y la sensación de confort, de hecho, mejoran la dificultad respiratoria. El llanto y la excitación, la empeoran. Si su hijo se duerme por agotamiento físico pero tiene dificultad para respirar, tose y está agitado mientras duerme, es probable que necesite broncodilatador; si el sueño de su hijo es plácido, relajado y no le nota fatigado, no necesita salbutamol en ese momento.

¿En qué posición debe dormir un bebé para evitar que tosa?

Publicado el 15 de Noviembre del 2015 en Consultas

Pregunta:

Hola, tengo una nena de tres meses y medio, la llevé el día de hoy al pediatra puesto que toce demasiado y tiene mucho moco, el doctor le dió un tratamiento de paracetamol con 18 gts. cada 8 hrs. y además cloruro de sodio al 0,9 % le debo echar 2 gts. a cada fosa nasal cada 6 hrs. Cuando le dí el paracetamol en gts. decidí poner las 18 gts en una cucharita para que sea más práctico, sin embargo, vomitó todito, incluso la leche y bueno pues pensé que quizás se lo di muy rápido, así que decidí darle una vez más y otra vez lo vomitó todo, entonces esperé media hora y le di gota por gota y ahí ya ko vomitó y tomó toda la dosis, ahora mismo (2:00 a.m.)le están dando ataques de tos y nose que remedios utilizar, ya que lo que el doctor me recetó tiene su horario,no deja de tocer y vomitó otra vez…

Mis pregunta es: 1. ¿Qué remedios naturales puedo utilizar en éste caso? 2. ¿En que posiciones debe dormir para evitar la tos? 3. ¿Es buena la receta que me dió el pediatra para la edad de mi bebé? Agradeceré me respondan a la brevedad.

Respuesta:

Le agradecemos la confianza que deposita en nosotros aunque al ser éste un consultorio online solo podemos dale recomendaciones generales ya que nosotros no podemos sustituir la consulta de su pediatra y su contacto directo con el paciente.

La tos es un síntoma molesto y que causa preocupación en los padres, sobre todo si el niño es pequeño, pero es un mecanismo de defensa de la vía respiratoria por lo que no debe eliminarse, ya que ayuda a eliminar el moco o las flemas de los bronquios. Lo que se debe tratar es la causa que la origina, que puede ser muy variada: infecciones víricas de vías respiratorias, bronquiolitis, tos ferina, asma en los niños mayorcitos, irritantes etc.

Por otro lado, el uso de fármacos mucolíticos, expectorantes o antihistamínicos no tiene demostrada su eficacia. A ello se le suma el hecho de que su bebé es muy pequeño y esto todavía limita más los posibles tratamientos.

Respecto a los remedios naturales por los que nos pregunta, el que se ha demostrado más eficaz es la miel: disuelta en la leche caliente suaviza mucho y alivia la tos, pero no la puede usar con su bebé porque es muy alergénica y no se recomienda en los menores de un año.

Lo mismo ocurre con los remedios a base de tomillo o eucalipto, que los hay incluso en supositorios, pero no se recomiendan hasta los dos años de edad.

Lo más recomendable es usar medidas generales, como beber mucho líquido, realizar lavados nasales (como le ha recomendado su pediatra), evitar contacto con el humo del tabaco, evitar cambios bruscos de temperatura y mantenerlo en la cuna algo elevado, con la cabeza más alta (el colchón formando unos 30º con el plano de la cama). La humedad ambiental puede ser también beneficiosa para fluidificar el moco.

El paracetamol es un analgésico y antitérmico que se usa para controlar la fiebre y el malestar de los bebes en procesos víricos y catarrales.

Por último, queremos comentarle que, en principio, la tos puede durar varios días sin que eso signifique un problema de salud mayor, pero hay que estar pendiente de algunos signos de alarma que nos indicarían una mayor gravedad, a saber, dificultad para respirar, quejido, hundimiento de los espacios entre las costillas al respirar, rechazo o dificultad para comer, y fiebre alta. En ese caso, debe acudir de nuevo a su pediatra para que valore las posibles causas o complicaciones y actúe en consecuencia.

¿Cuánto tiempo tarda en eliminarse el corticoide inhalado?

Publicado el 13 de Noviembre del 2015 en Consultas

Pregunta:

Buenas tardes, antes felicitarlos por la información valiosa que brindan en esta pagina. Mi consulta es por mi niño de 3 años y 10 meses, a él en dos oportunidades pero separadas por varios meses se le presentó una tos persistente sólo en la noche que le hacía llorar en ese entonces el doctor le receto amoxicilina, un broncodilatador y un antihistaminico. Hace un mes y medio paso lo mismo pero me percate que ese día temprano hacía gemidos y respiraba algo más rápido ya en la tarde como en otras oportunidades comenzo a toser insistentemente con llanto. Esta vez lo lleve de emergencia y ahi me dijeron que era un broncoespasmo y me recetaron un antiestaminico, amoxicilina y un spray salbutamol, este spray era por 7 días, terminando el tratamiento a los días mi niño tosia una sola vez en la mañana y para prevenir lo lleve a la clinica pero lo vio otro doctor, este me dijo que si era asma y me receto lo mismo por 5 días más pero me agrego el AEROMIDE,un a vez en la mañana y otra en la noche por 1 mes. Quise consultar a otra doctora y este me dijo que para curar lo que tiene el aeromide debe usarse por 6 meses. Yo cumpli a mi niño le he dado el aeromide sólo por 23 días por que lo note muy ansioso y agresivo, y ahora cuando lo escucho toser o estornudar ya no le he llevado al doctor porque al día se le pasa. No quiero equivocarme por favor necesito ayuda no me gustaría darle a mi hijo tanta medicina que quizas no es necesario, “en adelante debería llevarle al doctor por una sóla tos en la mañana o un poco de moco o sólo si presenta otros sintomas. Adicionalmente quiero saber cuanto tiempo demora el corticoide en salir del cuerpo totalmente y si se tomo por casi un mes corre el riesgo de tener problemas de crecimiento.

Respuesta:

Gracias por confiar en nosotros. Aunque no podemos contestarle sobre su caso particular, ya que el código HONcode que suscribimos nos impide hacerlo, intentaremos aclararle algunos conceptos que esperamos le ayuden a resolver sus dudas.

El asma es una enfermedad crónica de la vía respiratoria que cursa con inflamación de los bronquios. Su diagnóstico es principalmente clínico, es decir, se deben presentar los síntomas de asma (tos, más frecuentemente nocturna, pitos, dificultad respiratoria y sensación de opresión del pecho) y deben de haber ocurrido tres veces o al menos dos en el último año.

Sin embargo, este diagnóstico es más fácil en niños mayores de seis años y adultos. Algunos niños menores de tres años sufren el llamado “asma del lactante”, también conocido como “sibilancias recurrentes del lactante”, en el que los episodios de broncoespasmo se relacionan con infecciones víricas, pero una gran mayoría de ellos, cuando crecen y madura el bronquio, no desarrollan asma.

Una vez hecho el diagnóstico por parte del pediatra, una parte importante del tratamiento son los medicamentos antiinflamatorios, llamados también preventivos o de control a largo plazo, y que hay que tomar durante largos períodos de tiempo aunque no se tengan síntomas. Los medicamentos más eficaces son los corticoides inhalados. Al usarse por vía inhalada, llegan directamente donde son necesarios, actuando más rápido y con menos efectos secundarios. Además, el corticoide, al ser inhalado, casi no pasa a la sangre, de ahí que actúe de forma rápida y con escasos o nulos efectos adversos. También por esa misma razón, en cuanto deja de tomarlos, deja de tener corticoides en su organismo, ya que no se acumula tampoco en la mucosa respiratoria donde hace su efecto.

Por todo ello, los corticoides inhalados son medicamentos muy seguros, que se pueden tomar durante toda la vida y que no originan problemas de crecimiento, según han confirmado diversos estudios.

Para evitar algunos de los efectos adversos que ocasionan, como la ronquera, los hongos en la boca o las alteraciones en el esmalte dental, se recomienda que el niño realice un enjuague o cepillado dental tras la inhalación. Por otro lado, si solo le nota al niño tos y mocos, sin pitos ni dificultad respiratoria, puede esperar a ver cómo evoluciona y acudir a su pediatra si empeora. Pero si su hijo presentara episodios de broncoespasmo repetidos, le aconsejaría, sin dudarlo, el tratamiento de mantenimiento con corticoides inhalados.

¿Puedo evitar que mi hijo tenga tos?

Publicado el 5 de Noviembre del 2015 en Consultas

Pregunta:

buenos dáis mi hijo tiene un año y un mes y desde que nació estornuda…ha tenido varias crisis de tos…ha usado inhalador en cuatro ocasiones por hasta dos semanas cada una y lo han nebulizado con suero…sin embargo constantemente presenta moquito y tos constante, la que le dura mas de una semana, ha sido medicado varias veces y con medicamentos diferentes…por favor qusiiera saber si estamso frente aun cuadro de alegia y de ser así como saber el otrreigen d ela misma…caso contrario favor de ayudarme a poder evitar la tos o calmarla, si fuera posible con medicina natural o casera, ya que no se si sera adecuado que mi bebe consuma tanto antibiótico, ademas de el clásico ibuproeno, cetirizina, clorfenamina y tanto medicamentos para los moquitos…también ha tomado prednisona, prednisolona, cefacrol y tanto mas que ya no recuerdo,ademas de ser nebulizado y el usoinhalador, hace dos semanas esta enfermo y no sana ni con medicamentos, lo noto mas ronquito.. .agradeceré su pronta respuesta…gracias

Respuesta:

La tos y los estornudos son, en general, una respuesta necesaria y oportuna de la que se sirven las vías respiratorias para desembarazarse de la mucosidad. Los estornudos ayudan al niño a expulsar el moco de su nariz. La tos, a expulsar el moco de la  garganta o de la tráquea y bronquios. Así, es normal que un niño que produce moco en sus vías respiratorias, estornude o tosa a menudo. Ya hemos recordado en otras ocasiones que el niño pequeño es “mocoso” y, de hecho, así se designaba antiguamente a los niños, e incluso a los jóvenes, para reprocharles su inmadurez. Así pues, si su hijo está siempre con mocos y, por tanto, estornuda y tose, pero está feliz, come de manera aceptable, es activo y juega y suele dormir bien, no se alarme, no se empecine en quitarle los mocos. La experiencia muestra que gran parte del exceso de medicación que reciben los niños es debido a la presión ejercida por los padres sobre el pediatra.

Ahora bien, es verdad que si su hijo tiene otros síntomas como fiebre, dificultad respiratoria, respiración bucal permanente, tos nocturna que le impide dormir, vómitos o rechazo del alimento, podemos estar frente a una enfermedad aguda o crónica, desde una hipertrofia adenoidea hasta una bronquitis, por ejemplo. En este caso, deberá acudir a su pediatra, ya que solo él puede emitir un diagnóstico. Desde nuestro consultorio, no podemos determinar qué le sucede a su hijo porque, en estos casos, la visita en la consulta es imprescindible. De todas formas, le podemos ofrecer unas ideas generales que puede que le orienten:

1. La tos y los estornudos no tienen porqué ser una enfermedad.

2. Es rara la alergia en los dos primeros años de vida, o por lo menos, es difícil de demostrar.

3.  A esta edad, los procesos que cursan con tos y estornudos no suelen ser de causa alérgica, por lo que los antihistamínicos tampoco mejoran gran cosa y, además, pueden espesar la mucosidad.

4. La mayoría de los procesos respiratorios que padecen los niños en los dos primeros años de vida son de origen infeccioso vírico, por lo que no está indicado el uso de los antibióticos, a no ser que exista una sobreinfección bacteriana.

5. Los broncodilatadores inhalados y el corticoide oral se utilizan en los casos de bronquitis con broncoespasmo, que se manifiestan con pitos (roncos y sibilantes), o con laringitis (ronquera, tos perruna).

6. Los lavados nasales con suero fisiológico son la medida más eficaz para calmar las molestias producidas por la mucosidad. La miel se ha demostrado eficaz para la tos comparada con placebo. Las infusiones de hierbas, el propóleos, jengibre, etc, también pueden ser útiles para calmar la tos o las molestias de la garganta.

Mi hijo tose después de tomar algo helado. ¿Puede ser esta la causa?

Publicado el 26 de Octubre del 2015 en Consultas

Pregunta:

Tengo mi niño de cuatro años y en junio de este año le empezó dar tos lo cual lo llevé al pediatra y le receto medicamento, se le quito pero como en mes y medio otra vez, y hasta en estos dias nos dimos cuenta que cuando toma algo frio empieza luego a toser menos no,y pensamos que es el hielo que le afecta, ¿a que se debe esto que le ocasiona las cosas frias?, y ¿que me recomienda darle o hacer?

Respuesta:

La tos es una defensa del organismo para poder eliminar las partículas que inhalamos con el aire que inspiramos. También sirve para expulsar el moco que producimos en todo el sistema respiratorio, cuando nos constipamos. A veces, la tos surge sin haber esta alteración previa. En estos casos, se manifiesta de una manera irritativa, espasmódica, suele ser seca, a veces de predominio nocturno y de larga duración. Este tipo de tos suele ser reactiva y se produce comúnmente después de haber pasado un resfriado (tos postvírica); también puede ser alérgica y frecuente en niños con asma.

El frio y la humedad pueden ser desencadenantes de tos. Actúan como un estímulo inespecífico tanto de la tos como de la bronquitis. Pero suele ser en niños y adultos predispuestos, sean alérgicos o no. Y el estímulo frío puede ser ambiental o por ingesta, es decir, porque se tenga frío o porque se haya tomado un helado. Los cambios de temperatura algo bruscos, como pasar del sol a la sombra o salir de una habitación caldeada a otra más fría, pueden producir tos o salvas de estornudos. Muchos niños tosen por la noche sin estar resfriados porque se destapan. También pueden toser por quedarse helados si no llevan suficiente ropa. La razón de poner un pañuelo al cuello cuando el niño está resfriado es, por ello, la de mantener la garganta caliente. De hecho, esta medida mejora la tos espasmódica nocturna en mucha ocasiones.

Finalmente, es muy importante comprobar que su hijo respira bien por la nariz. Una de las funciones de la nariz y de las fosas nasales es calentar el aire para que no entre frío en los pulmones, pues puede provocar tos y broncoespasmo. La entrada de aire frío en la garganta puede producir tos e infecciones por bajada brusca de la temperatura en la faringe. En realidad, el frío intenso no tiene porqué ser perjudicial si se va bien abrigado, con la boca y el cuello protegidos, si tenemos una buena respiración nasal y nos cuidamos de los cambios bruscos de temperatura. De hecho, la estimulación con frío está incluida en muchos protocolos diagnósticos de asma o tos espasmódica crónica, cuando no se encuentra una alergia definida.

En cualquier caso, pueden coexistir varias causas de tos en el niño. Para conocerlas, le remitimos a las numerosas respuestas que hemos venido dando a las preguntas sobre la tos.

¿Debo actuar de forma especial con las flemas de mi hijo si sufre hiperreactividad bronquial?

Publicado el 28 de Septiembre del 2015 en Consultas

Pregunta:

Buenas tardes, vi la pagina y me parecio muy buena, les escribo porque no se que hacer con mi bb tiene 11 meses y lleva como 3 meses con tos, al prinicipio parecia una gripe normal pero la tos nada que se le iba, lo lleve al pediatra y el me dijo que el niño tenia hiperreactividad bronquial eso me preocupo mucho el me formulo un tratamiento con mucosolvan compuesto pediatrico 2 frascos, antiss 2 frascos y montelunkas 90 pastillas 1 diaria es decir 3 meses, llevo dándole el tratamiento ya llevo 20 dias pero mi hijo sigue con esa flema se le siente el pecho como un dragoncito la tos si ha disminuido pero no se que hacer para que expulse esa flema, no se si seguir con el tratamiento pienso que es mucha droga para el bebe que tal le afecte otra cosa, por favor ayudenme que me aconsejan, no se por que le dio esto a mi bebe si era muy sano. Estoy muy triste

Respuesta:

Entendemos su preocupación, ya que notar que tu hijo está enfermo permanentemente angustia mucho a los padres y, no se piense, también al pediatra. Las flemas, de hecho, son un caballo de batalla para nosotros. En primer lugar, siempre decimos que, aunque el niño tenga mucha mucosidad o le oigamos todo el rato con mocos, no quiere decir que esté enfermo. Los mocos resuenan en la caja torácica y lo que oímos es más de lo que hay. Si el niño está alegre, activo, sin ahogo, come y duerme bien, no se preocupe, siempre y cuando lo lleve a su pediatra para que lo vaya vigilando. Los niños no saben expulsar los mocos, que, cuando están en el pecho, provocan tos. Por eso, si lo oye toser y mover los mocos hasta la garganta y nota que se los traga, sepa que es su manera de desembarazarse de ellos. Si, por el contrario, no tose y le oye mocos, es probable que no le molesten. De todas formas, puede que necesite que le enseñen a toser. Estimúlele la tos, haciéndole que la imite. Le remitimos a los artículos de nuestra página y a las respuestas que hemos dado a otros padres preocupados sobre el tema.

En esos mismos artículos encontrará también respuesta sobre la hiperreactividad bronquial y sobre los tratamientos que se pueden dar. No obstante, le comentamos algunos aspectos sobre estos temas.

La hiperreactividad bronquial suele producirse, entre otros motivos, por dos principales: el humo del tabaco y la infección por virus de las vías respiratorias en los primeros meses de vida. Los hijos de mujeres que fuman en el embarazo y los de padres y madres fumadores, tienen tendencia a tener bronquitis desde muy pequeños. Los bebés que padecen una bronquiolitis en los primeros meses quedan de algún modo sensibilizados, y cada nuevo resfriado que cogen se convierte en una bronquitis. Como los niños pequeños se suelen resfriar a menudo, es habitual que padezcan una bronquitis detrás de otra. Para esta hiperreactividad bronquial se utiliza el montelukast como tratamiento, con respuesta variable. Los antihistamínicos no suelen ser eficaces y pueden dificultar la expulsión del moco al espesarlo; no son muy aconsejables en los niños menores de dos años. Se indican en las urticarias y en la rinitis alérgica en niños más mayores. Los mucolíticos tienen también muy poco efecto sobre la mucosidad. Está admitido de manera universal en los protocolos de tratamiento del asma y bronquitis (GINA Update abril 2015) que los broncodilatadores se administran por vía inhaladora con cámara (y mascarilla en niños pequeños) por ser más eficaces sobre los bronquios y por tener menos efectos secundarios. Le aconsejaríamos que siga con el montelukast y, si tiene una nueva bronquitis, le dé broncodilatadores inhalados.

Finalmente, también queremos decirle que este tipo de afecciones suelen persistir durante los dos primeros años de vida aunque después desaparecen y que, aunque esté preocupada y triste, ha de procurar que su hijo haga una vida normal, que salga al aire libre no contaminado a ser posible, pasearlo, que juegue en el parque cuando sea más mayorcito y ande. Dele una dieta rica en frutas y verduras y no consienta que se fume delante de él.

¿Qué hacer si mi hijo de nueve años no tolera la nariz congestionada?

Publicado el 27 de Marzo del 2015 en Consultas

Pregunta:

Mi hijo de 9 años no tolera el dolor de nariz cuando le da gripa ,no tolera tener la nariz tapada y llora mucho y se desespera es un verdadero martirio,a pesar de que le pongo gotas tarda mucho en destaparse y el me llora y llora a tal grado que no es normal que un niño se ponga así con una gripa,yo no se que hacer cuando se enferma.

Respuesta:

Puede ser que su hijo no esté acostumbrado a tener obstrucción nasal. Los niños que han tenido muchos mocos desde pequeños llegan al otro extremo: se han acostumbrado a respirar por la boca y no usan la nariz. En alguna consulta anterior ya hemos hablado del trastorno que le puede suponer a un niño la respiración bucal permanente. Con esto le queremos hacer ver que lo que le pasa a su hijo es normal: estamos hechos para respirar por la nariz y, cuando no podemos, tenemos enormes dificultades para dormir, ya que la respiración bucal no es la automática o fisiológica. Su hijo se enfada probablemente porque no puede dormir, se pone de mal humor porque tiene que descansar y no puede, y se desespera.

Por otra parte, debería de consultar a su pediatra por si esta actitud exagerada tuviera un motivo orgánico. Puede ser que tenga una desviación del tabique nasal, o que tenga una rinitis alérgica de base, o unas adenoides grandes. Estas alteraciones, si no son acentuadas, puede que no le molesten en exceso en su vida cotidiana, pero, cuando se resfría la congestión nasal, puede hacérsele insoportable.

Respecto al tratamiento de la congestión y sensación de taponamiento nasal, deben evitarse las gotas con vasoconstrictores, pues pueden producir habituación y alteración de la mucosa de la nariz, adelgazándola (atrofia) y disminuyendo su función protectora. Debe de entrenar a su hijo para que utilice el suero fisiológico o agua con sal para lavar sus fosas nasales. Puede repetir la operación varias veces por la noche. Para los primeros días del resfriado, en los que predomina la congestión nasal, existen preparados antigripales que llevan descongestivos y antihistamínicos y que pueden mejorar la sensación de obstrucción nasal. Pero tenga claro que no curan ni acortan el resfriado ni la gripe, que no deben darse a niños pequeños y que su uso más allá de los dos primeros días del resfriado puede ser contraproducente. En niños mayorcitos que no tengan bronquitis, las cremas balsámicas aplicadas al pecho también pueden aliviar. En cualquier caso, deberá consultarlo a su médico.

Hoy día los niños son muy poco tolerantes frente a cualquier contrariedad; eso pasa porque a veces los tenemos entre algodones en nuestro afán de protegerlos. Con nueve años, usted puede hablar perfectamente con su hijo cuando esté relajado, durante el día, para explicarle lo que le pasa y porqué, y que va a ser transitorio. Por la noche, acompáñelo en su desespero y dele alguna infusión relajante con miel que, de paso, le servirá como tratamiento de soporte del resfriado. Después de ponerle el suero fisiológico, trate de relajarlo, hablándole despacio y en voz baja y cariñosa.

¿Puedo llevar a natación a un niño con mocos y flemas?

Publicado el 23 de Febrero del 2015 en Consultas

Pregunta:

Buenos días tengo un hijo de 2 años y desde hace 2 semanas tiene tos. Le diagnosticaron laringitis y le mandaron estilsona, pero viendo q no mejoraba lo llevé a su pediatra y me mandó terbasmin. Lleva una semana tomándolo y sigue con la balsa como si se le quedase en la garganta y pecho. Ahora está comiendo un poco más ya que este tiempo atrás tenía poco apetito y vomitaba por culpa de la tos y los mocos. Por otro lado quería preguntarle si estando el niño así puedo llevarlo a la piscina (él está dando un curso) porque yo no lo estoy llevando por miedo a que se ponga peor. Gracias.

Respuesta:

Lo primero que queremos decirle es que el hecho de que un niño esté recuperando las ganas de comer suele ser una señal de mejoría. No obstante, y dado que entendemos su preocupación, le remitimos a otras respuestas y a un artículo publicado anteriormente sobre los mocos y flemas que pueden serle de utilidad. Tenga en cuenta, en cualquier caso, que siempre que hay una inflamación de las vías respiratorias, se pasa por una fase “seca” y una “húmeda” con producción de mucosidad, y que no es raro que dure 2-3 semanas.

La piscina, por su parte,  puede perjudicar en algunas circunstancias:

- Un niño se puede resfriar cuando va a la piscina debido a los cambios de temperatura en su cuerpo. Los vestuarios y la piscina suelen estar calientes y los pasillos, fríos o con corrientes de aire. A veces salen con el pelo mojado o húmedo en pleno invierno sin taparse la cabeza con un gorro. Salen primero de la clase, muchos se suben en el autobús que los lleva a la piscina y, cuando salen de ésta, vuelven al bus que los retorna a la escuela. Todo ello crea unas condiciones propicias para enfriarse y resfriarse y, si el niño ya está resfriado, puede empeorar. Pero estas circunstancias son evitables y prevenibles.

- Por otra parte, el agua de la piscina es dulce y el medio de las fosas nasales y lagrimales es salado. La entrada de agua dulce produce una congestión de las fosas nasales y la trompa de Eustaquio que las comunica con el oído medio. De ahí que algunos niños empeoren su otitis o tengan luego más dificultad para respirar por la nariz y parezca que su resfriado empeora. Por ello, es recomendable que lleven en la mochila suero fisiológico para ponérselo en la nariz cuando salgan al vestidor después de la piscina.

- Algunos niños atópicos -no todos- pueden ver empeorar su dermatitis a causa del cloro de la piscina, así como también algunos niños con rinitis alérgica o asma. Pero, de entrada, en ningún caso se contraindica la piscina. Se ha de probar primero y, si se comprueba que les perjudica, se les suprime. Existen en el mercado cremas aislantes para las piscinas con resultado variable.

Los pediatras no somos partidarios de limitar la vida de los niños. Y, en este caso, los beneficios de aprender a nadar y de la práctica de la natación son mayores que los daños que pueda ocasionar la piscina. Su pediatra y usted, con su sentido común, serán los que deban decidir cuándo puede llevarlo a la piscina.

¿Qué es el ’síndrome de la guardería’?

Publicado el 2 de Febrero del 2015 en Consultas

Pregunta:

Hola buena tarde, mi hija tiene 2 años y medio y hace como 4 meses le dio varicela, ella acude a la guardería. Tiene aproximadamente 3 meses enferma de tos y flemas y el pediatra solo le ha recetado ambroxol y amoxicilina, se le quita como por 15 días y le regresa la tos, flemas y moco. El pediatra me dice que por la varicela su sistema inmune quedó muy bajo y que necesitamos reforzarlo, sin embargo no me receta nada adicional para esto pirque me dice que debe primero curarse la infección. Que me recomiendan hacer ya que parece que se ha hecho resistente a la amoxicilina. Me recomiendan cambiar de pediatra? Gracias.

Respuesta:

En primer lugar, le agradecemos la confianza depositada en nuestro consultorio Para Padres y Madres. Nosotros no podemos contestar la pregunta que nos plantea porque la relación con su pediatra es algo muy personal y es usted la que debe tomar la decisión de retirarle o no su confianza. Sin embargo, vamos a tratar de darle algunas indicaciones generales que pueden orientarle para mejorar el estado de salud de su hija.

A la edad de su hija, el sistema inmune no está totalmente desarrollado, y además, nos dice que acude a la guardería, que es un sitio cerrado con más niños de su edad, en una época de frío, en la que epidémicamente abundan las infecciones respiratorias víricas. Todo esto sumado es lo que le pasa a su hija, que es lo que los pediatras llamamos síndrome de guardería. Es decir, que sufre repetidas infecciones víricas, de características similares (mocos, tos, fiebre) para las que su organismo no tiene defensas porque, aunque parecen iguales, cada virus es distinto y el organismo tiene que producir anticuerpos en cada infección.

Por lo tanto, no es  el mismo proceso como usted dice; se pone bien y a los 15 días empieza de nuevo con otro virus diferente con el que se pone en contacto en la guardería. También es cierto que una enfermedad como la varicela, que también está producida por un virus, deja algo baja las defensas, pero esto le podía pasar igualmente sin haberla padecido.

Con la información que nos ha facilitado, lo más probable no es que su hija se ha hecho resistente a la amoxicilina, sino quesean infecciones producidas por virus, que no responden a los antibióticos, por lo que no están indicados para tratarlos, al igual que sucede con los mucolíticos. En cualquier caso es su pediatra el único que, con la visita médica, puede diagnosticar de manera fiable lo que le pasa a su hija.

Nuestra recomendación, a partir de mi práctica diaria en estos casos es que, si la situación laboral y familiar lo permite, saque a la niña de la guardería unos meses hasta que se recupere y la vuelva a llevar, por ejemplo, en primavera. Si no fuera posible, debe tener paciencia porque la niña seguirá teniendo catarros, y cuidar de que su alimentación sea correcta y saludable con una dieta equilibrada que incluya frutas y verduras, legumbres, pescado, frutos secos, un correcto aporte proteico y alimentos ricos en vitaminas E,A,C y D, así como hierro y zinc. También es importante evitar  fumar en su presencia y los cambios bruscos de temperatura.