Rinitis o rinoconjuntivitis alérgica

Qué es

Qué es

Se denomina rinitis alérgica o rinoconjuntivitis alérgica al conjunto de procesos inflamatorios que afectan a las fosas nasales (nariz) y a la conjuntiva de los ojos, cuya causa es la hipersensibilidad a diferentes sustancias presentes en el ambiente.

Se puede presentar en cualquier etapa de la vida, aunque se hace más evidente a partir de los 5-6 años de edad.

Hay dos tipos: la perenne, con síntomas durante todo el año y la estacional, típicamente primaveral y debida a los pólenes.

Incidencia en los niños

La rinitis alérgica es la enfermedad alérgica más frecuente. La proporción de población afectada varía entre el 3% y el 15%, según distintos estudios.

Existen diversas causas de rinitis, tanto en el niño como en el adulto, pero se estima que gran parte de los casos de las rinitis son de origen alérgico.

Su prevalencia está aumentando en la población, tanto en edad pediátrica como en la adulta, y una de las causas más importantes que están detrás del aumento de la alergia y, por consiguiente, de la rinitis alérgica, es la contaminación ambiental.

Causas

Causas

La causa de rinocunjuntivitis alérgica es reacción del sistema inmune humano ante algunas partículas que se encuentran en el ambiente (alergenos) que comúnmente son inocuas, y que son aceptadas normalmente por la mayoría de las personas (Ver ficha de alergia) provocando inflamación de la mucosa de la fosas nasales.

Según la región en que se viva, la probabilidad de ser alérgico varía: en el norte de España, la alergia más frecuente es a los ácaros del polvo doméstico y en el centro-sur a pólenes (gramíneas, olivo, arbustos…)

Síntomas

Síntomas

Los más frecuentes son:

• A nivel nasal:
-    Picor (se frotan mucho la nariz).
-    Obstrucción o taponamiento nasal.
-    Respiración bucal.
-    Rinorrea (mocos) líquida y transparente.
-    Estornudos, con frecuencia varios seguidos, como en salvas.

• A nivel conjuntival:
-    Hinchazón de los párpados.
-    Enrojecimiento.
-    Picor ocular y en los párpados.

No todos los síntomas tienen por qué estar presentes y, en ocasiones, sólo aparecen las manifestaciones de la nariz.

Diagnóstico

Cómo se diagnostica

El médico llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de los síntomas. La historia de los síntomas es importante para el diagnóstico de la rinitis alérgica, incluyendo el hecho de si dichos síntomas cambian de acuerdo con el momento del día o la época del año, exposición a mascotas u otros alergenos o cambios en la alimentación.

Las pruebas para alergias pueden revelar las sustancias específicas que desencadenan los síntomas. Las pruebas cutáneas son el método más común de pruebas para detectar alergias. Esta prueba consiste en introducir una pequeña cantidad de las sustancias que más frecuentemente producen las alergias en la piel de la cara interna del antebrazo mediante unas punciones muy superficiales, y observar si existe reacción (un habón o roncha) a los 20 minutos.

Tratamiento

Tratamientos

El tratamiento de la rinitis alérgica se basa en tres pilares fundamentales. El primero de ellos es evitar aquello a lo que se tiene alergia. El segundo es el tratamiento de los síntomas, que consiste en aplicar antihistamínicos, inhaladores nasales o gotas nasales, colirios e inhaladores en caso de que también existiera asma. El tercero, es la inmunoterapia, el único cuyo objetivo es curar la enfermedad. Consiste en administrar vacunas terapéuticas que contienen el alérgeno que provoca la rinitis y que, a medida que se aplican, van haciendo tolerante a la persona afectada al alergeno.

Hablamos de cada uno de ellos:

• El principal, evitar el contacto con el desencadenante, es decir, tratamiento preventivo, con el objetivo de disminuir el contacto con los alergenos. Puede ser imposible evitar completamente todos los desencadenantes, pero con frecuencia se pueden tomar medidas para reducir la exposición.

Tratamiento con fármacos.

Existen medicamentos para aliviar las manifestaciones oculares y nasales, muy eficaces, y con escasos o nulos efectos secundarios. Estas medicinas también pueden utilizarse anticipadamente, adelantándose a la época de inicio de los síntomas, especialmente en el caso de la rinoconjuntivitis primaveral.

Existen muchos medicamentos diferentes disponibles para tratar la rinitis alérgica. Los medicamentos que recete el médico dependerán del tipo y gravedad de los síntomas, de la edad y de si tiene otras afecciones de salud como el asma.

Los tratamientos para la rinitis alérgica abarcan:

Antihistamínicos
Los antihistamínicos consiguen buena respuesta para tratar los síntomas de alergias, especialmente cuando éstos no suceden muy a menudo o no duran mucho tiempo.

Los administrados por vía oral pueden aliviar los síntomas de leves a moderados, pero pueden causar somnolencia. Muchos se pueden comprar sin necesidad de receta. Hable con el médico antes de darle estos medicamentos a un niño, dado que pueden afectar el aprendizaje. Los más nuevos causan poca o ninguna somnolencia.

Corticoesteroides
En aerosol nasal,  los corticoesteroides son el tratamiento más efectivo para la rinitis alérgica. Pueden servir cuando se utilizan por períodos de tiempo cortos. Aunque funcionan mejor cuando se usan de manera continúa.

Hay muchas marcas disponibles, las cuales son seguras para niños y adultos.

Descongestionantes
Los descongestionantes también pueden ayudar a reducir síntomas, principalmente la congestión nasal. Los descongestionantes en aerosol nasal no se deben utilizar por más de 3 días.

Otros tratamientos
El inhibidor de leucotrienos, como es el montelukast, es un medicamento aprobado para ayudar a controlar el asma y para ayudar a aliviar los síntomas de las alergias estacionales.

“Vacunas” desensibilizantes (inmunoterapia).
Las vacunas contra las alergias (inmunoterapia) se recomiendan ocasionalmente si el alergeno no se puede evitar y si los síntomas son difíciles de controlar.

Esta terapia supone la administración regular del alergeno, a dosis creciente (cada dosis es un poco mayor que la dosis previa) de forma que ayuda al cuerpo a adaptarse a la sustancia que  provoca la alergia.

Aunque se trata de un tratamiento a largo plazo, en el primer año, en la mayoría de los casos, el paciente ya puede notar cierta mejoría y, en consecuencia, suele empezar a disminuir la medicación para los síntomas. Este tratamiento, además, persiste durante años después de haber finalizado.

Perspectivas

Perspectivas a largo plazo

La mayoría de los síntomas de la rinitis alérgica se pueden tratar. Los casos más graves requieren vacunas para alergias.

Algunas personas, y particularmente los niños, pueden superar una alergia a medida que el sistema inmunitario se vuelve menos sensible al alergeno. Sin embargo, como regla general, una vez que una sustancia le causa alergias a un individuo, ésta sigue afectando a la persona por mucho tiempo.

Bibliografía

[1] Navarro A, Valero A, Juliá B, Quirce S. Coexistence of asthma and allergic rhinitis in adult patients attending allergy clinics: ONEAIR study. J Investig Allergol Clin Immunol. 2008;18(4):233-8.
[2] Valovirta E. PAT–the Preventive Allergy Treatment Study design and preliminary results. Wien Med Wochenschr. 1999;149(14-15):442-3.
[3] Jacobsen L, Niggemann B, Dreborg S, Ferdousi HA, et al.. Specific immunotherapy has long-term preventive effect of seasonal and perennial asthma: 10-year follow-up on the PAT study. Allergy. 2007;62(8):943-8.

1 vote, average: 5.00 out of 51 vote, average: 5.00 out of 51 vote, average: 5.00 out of 51 vote, average: 5.00 out of 51 vote, average: 5.00 out of 5 (1 votos, promedio: 5.00 de 5) Loading ... Loading ...
Para votar debes registrarte en “Para padres y madres”. ¡Regístrate!

Comparte este contenido:
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • LinkedIn
  • Digg
  • Print
  • del.icio.us
  • email

Tags: , , , , , ,

Sobre Sandra González, médico. Especialista en Medicina Familiar